Paraguay es un país con una populación de 7,22 millones de personas. En 2018, según datos del Banco Central de Paraguay (BCP), el PIB corriente fue de 231,4 millones de guaraníes, o que correspondía a una renta por habitante de 32,3 millones de guaraníes según datos de Fondo Monetario Internacional (FMI). Su producción estaba concentrada en su gran mayoría en la economía agraria, sin embargo, con la Ley 1064/97 de “La Industria Maquiladora de Exportación” eso comenzó a cambiar y parte de la producción comenzó́ a mover a las actividades industriales.

Al término del año 1995, la producción paraguaya no daba rastro de crecimiento y se encontraba en un crítico desarrollo en el contexto regional, esta realidad condujo a introducir las políticas para impulsar áreas económicas que generen fuentes de trabajo en un corto plazo. Paraguay contaba con una población joven y con una continua migración de la población rural a la zona urbana, como así́ también, con un atractivo importante; el bajo costo energético, lo que llevó a crear el proyecto de la industria maquiladora en el Paraguay. De esta manera la maquila llega a Paraguay, con el objetivo de crear empleos para la población, elevar divisas e impulsar las exportaciones estimadas, como estrategia en términos de competitividad internacional.

En Paraguay el régimen fue introducido por la Ley Nº 1064/1997 “De la Industria Maquiladora de Exportación” y es reglamentado por el Decreto Nº 9585/2000. Dicha ley dice: “A toda persona física o jurídica, con industria establecida y orientada al mercado nacional y que cuente con capacidad ociosa en sus instalaciones, que lo solicite, le será aprobado un programa de maquila de exportación, en los términos de esta ley”

La maquila es un sistema de producción por medio del cual una empresa del exterior encarga a una empresa ubicada dentro del país la producción o elaboración de determinados bienes y/o servicios para ser posteriormente exportados. Según el ordenamiento jurídico paraguayo, la empresa maquiladora puede ser cualquier persona física o jurídica, nacional o extranjera domiciliada en el país y que se encuentre habilitada para realizar actos de comercio.

La actividad maquiladora se encuentra regulada por el Consejo Nacional de Industrias Maquiladoras de Exportación (CNIME). El CNIME controla la importación de materia prima para la transformación y su posterior exportación.

Las empresas maquiladoras, además del bajo costo de producción, se benefician de incentivos fiscales. De esta forma, la empresa puede reducir costos operacionales, aumentando su competitividad internacional. Por otro lado, las maquiladoras deben exportar su producción, generando así́, divisas para el país. En este sentido, una empresa maquiladora se presenta como una empresa de industrial, ya que recibe la materia prima del exterior, realiza el proceso de manufacturación y reexporta lo bienes.

El régimen de maquila precisa un contrato entre la empresa maquiladora y una empresa domiciliada en el exterior. La maquila debe ser una actividad industrial o de servicios (bienes tangibles o intangibles), produciendo los bienes de manera total o parcial, con carácter exclusivo para la exportación. Por ley, el objetivo de las maquiladoras es único y exclusivamente la exportación, sin embargo, el régimen de maquilas permite el destino de hasta el 10% de la producción del periodo anterior para la venta en el mercado nacional paraguayo. Cerca del 60% del total de maquiladoras instaladas en Paraguay, cuentan con capital de origen brasileño. Además, es común que las maquiladoras instaladas en Paraguay, que cuenten con capital local, destinen la exportación de sus productos a Brasil y servicios para Uruguay y Argentina.

Las maquiladoras actualmente instaladas en Paraguay son mayoritariamente del rubro de la confección, que también recibe la mayor parte de capital brasileño invertido con el objetivo de ampliar la competencia contra los productos textiles de origen chino. La presencia brasileña es preponderante, además de las confecciones, en los sectores de las diversas manufacturas y la industria de plásticos. En estos dos últimos sectores, el capital brasileño representa casi la totalidad de las unidades instaladas bajo el régimen de maquila.

Un beneficio de este régimen es que a la hora de exportar bajo el régimen de maquila los aranceles aduaneros se hallan exonerados, pues los bienes ingresan de manera temporal.

Los aranceles que debería pagar una empresa que opera bajo el régimen de maquila se encuentra con la suspensión impositiva y debe ser asegurada a través de un instrumento de garantía qué pueden ser la prenda, la hipoteca o el seguro.

En cuanto a la exportación, el beneficio principal es el tratamiento tributario diferenciado que tiene la empresa maquiladora,  pues solo tributa un impuesto denominado UNI (Tributo Único Maquila), un tributo autónomo que deben pagar las empresas. Estas abonan el 1% sobre el sobre el valor agregado al producto en territorio nacional.

Si empresa maquiladora vende el bien producto del régimen de maquila en el mercado nacional se aplicará el régimen impositivo normal, por ende deberá abonar todos los impuestos vigentes en el país cómo para cualquier otra empresa que opera dentro del régimen normal.

El empleo directo que generó en el régimen de maquila al cierre de octubre 2021 llegó a 19.800 puestos de empleos y 230 empresas con programas de maquila vigente de diferentes rubros. Dichos empleos son certificados por el Instituto de Previsión Social (IPS).

 

Las empresas que lideran la maquila, primeramente son del rubro de autopartes y son quienes mayor cantidad de empleo generan, con cerca de 6.000 empleos. También, empresas de confecciones y textiles, generando alrededor de 1.598 puestos de trabajo. Por otro lado, los servicios intangibles, es decir actividades de call center, telemarketing y asistencia remota, que son servicios prestados al exterior y exportados a través del régimen de maquila, emplean a 1.587 personas.

 

 

 

Jimena Valentina Velázquez Schussmüller

Jimena Valentina Velázquez Schussmüller

Estudiante del cuarto semestre de Derecho (FJCD-UCA). Actual Delegada del Curso. Secretaria General de la Sociedad de Derecho y Economía de la Universidad Católica (SODEUC). Miembro Adjunto del Centro de Estudiantes de la Facultad de Derecho de la Universidad Católica (CEDUC). Actualmente Trabaja como Paralegal en el Estudio Jurídico Livieres Guggiari.

Más Publicaciones

GUN JUMPING 101

Hace unos pocos años, en el mundo de las fusiones y adquisiciones apareció un nuevo actor en el rubro que es la Comisión Nacional de

Asociate